Uno de los jefes de la CGT admitió que se sintieron «ignorados» por Alberto Fernández: «Por ahí estábamos de acuerdo»

Carlos Acuña cargó contra el Presidente por avanzar con la designación de Kelly Olmos en el Ministerio de Trabajo sin consultarle a la central obrera.

La decisión de Alberto Fernández de avanzar con el recambio en el Gabinete sin consultarle a otros sectores del Frente de Todos sigue cosechando críticas. A los reproches de La Cámpora contra el Presidente, este jueves se sumó el de la CGT: uno de sus jefes, Carlos Acuña, admitió que se sintieron «ignorados» por el mandatario y expuso que desde la central obrera tenían un «candidato» para proponerle para el Ministerio de Trabajo tras la salida de Claudio Moroni.

«Es facultad del Presidente. Me hubiera gustado opinar, pero estamos de acuerdo«, arrancó Acuña al llegar a Casa Rosada para participar del acto de asunción de Kelly Olmos, la flamante ministra de la cartera laboral, y de sus pares Victoria Tolosa Paz (Desarrollo Social) y Ayelén Mazzina (Mujeres).

Escueto, Acuña contó que la CGT tenía un nombre para proponer («Teníamos nuestro candidato, una mujer también») pero insistió en no cuestionar el nombre elegido por Fernández. «El presidente tiene la facultad y nosotros lo respetamos como todas las decisiones, más allá de que estemos ó no de acuerdo», afirmó.

Sin embargo, consultado en CNN Radio sobre si sintieron «ignorados» por el Presidente, Acuña no dudó: «Un poco sí… Creíamos que nos teníamos que ver, que podíamos opinar. Por ahí, estábamos de acuerdo».

Además de las declaraciones de Acuña, desde la cúpula de la central obrera profundizaron el malestar por la actitud del mandatario. «El año que viene, cuando golpee la puerta, vamos a atenderlo como hemos hecho siempre, pero tal vez de otra manera», dijo, mascullando bronca, una voz de la mesa chica.

En el Gobierno aclararon que la decisión de Fernández de no convocar a la CGT tuvo que ver con la dispersión y el enfrentamiento interno entre distintos sectores gremiales. No quiso que se repitiera lo del 27 de septiembre pasado, cuando cenó con parte de la cúpula de la central y no estuvo presente Pablo Moyano, lo que generó malestar con Camioneros. «Cada sector tenía un nombre. Ellos no se pusieron de acuerdo, entonces el Presidente decidió elegir él», explicó una alta fuente de Presidencia.

De esta manera Fernández logró unir en el enojo a la CGT con La Cámpora, dos sectores del Frente de Todos históricamente enfrentados. “No es bueno que haya trascendido que no todo el frente haya sido consultado”, dijo  Andrés «Cuervo» Larroque, dirigente de la agrupación fundada por Máximo Kirchner.

https://micuenta.clarin.com/

Comparte:

Noticias relacionadas