Vaca Muerta: avanza el gasoducto y juran que estará listo en junio de 2023

El proyecto costará $ 300.000 millones. Pero permite un ahorro superior a los US$ 6.000 millones si el precio de GNL sigue alto.

El gas es un bien escaso, tanto que hasta los países más ricos del mundo están limitando su consumo. Los precios de este producto están por las nubes, razón que lleva a decenas de gobiernos europeos a racionar la cantidad de gas que puede utilizar cada hogar. Argentina posee una de las mayores reservas de gas del mundo en Vaca Muerta. Sin embargo, las empresas no pueden extraerlo, porque no hay infraestructura para trasladarlo desde los pozos hasta los principales centros urbanos.

El gasoducto que unirá Vaca Muerta con Buenos Aires comenzó a dar sus primeros pasos hace dos meses y el martes fue visitado por autoridades nacionales, en consonancia de una recorrida armada para los medios.

En Neuquén todavía resuenan las protestas de los mapuches en Añelo, el centro de Vaca Muerta. El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, manifestó que se “está trabajando en eso ahora”, aunque declinó dar precisiones. Las quejas de este pueblo originario no llegaron al recorrido que mantuvieron los funcionarios el martes.

Los vecinos de Añelo piden agua, y las petroleras se la están suministrando desde hace dos días. Pero las empresas creen que la decisión debe ser política. «No se paró la producción (en Añelo), pero generó un problema», según indican en YPF.

La obra  del gasoducto costará $ 220.000 millones más la inflación que se acumule hasta junio de 2023, cuando se estima que esté terminada, por lo que podría rozar los $ 300.000 millones. Pero el ahorro potencial es mucho mayor.

El Gobierno especificó que el gasoducto generará un ahorro de US$ 2.400 millones, pero eso fue hace una semana, cuando el GNL estaba más barato que ahora. Todo dependerá del precio del GNL, el gas líquido extranjero que se importa. A US$ 36 por millón de BTU (la unidad de medida), el ahorro por importaciones que se reemplazarán por gas nacional alcanzaría los US$ 3.600 millones.

También habría una caída en los subsidios energéticos, de alrededor de US$ 3.100 millones. Eso es porque dejará de consumirse gas extranjero (a US$ 36) y se pagará por el nacional, a US$ 4. Enarsa tendrá que destinar menos dinero a subvencionar las facturas de gas.

Argentina importó 39 barcos por US$ 2.900 millones. Para el año próximo, planea comprar 26 cargos.

Funcionarios de recorrida

El contingente de funcionarios que vino a recorrer el “kilómetro 60” que se mostró a periodistas estuvo compuesto por el ministro del interior, Eduardo “Wado” De Pedro, que convocó a los gobernadores Omar Gutiérrez (de Neuquén) y Sergio Ziliotto (La Pampa). Agustín Gerez, presidente de Enarsa, explicó los detalles técnicos, apoyado por la secretaria de Energía -Flavia Royón- y Pablo González, titular de YPF.

Techint y Sacde poseen la construcción de los primeros dos tramos del gasoducto. Cerca de Catriel, a 60 kilómetros de Tratayén, considerado el “punto cero” se está haciendo el acopio de cañería, su soldadura, desfile de cañerías y zanjeo. La bajada de cañerías, que implica hundirlas debajo del suelo, arrancará en diciembre. Se estima que será de 4 kilómetros por día. Como la superficie de este trayecto es de 440 kilómetros, este consorcio estima que le tomará 110 días corridos.

En la empresa estatal juran que el gasoducto estará listo para el 20 de junio de 2023. El presidente Alberto Fernández le hizo un guiño en público a Gerez (titular de Enarsa, la responsable de este proyecto) que le daba 10 días más, hasta comienzos de julio. El número uno de la empresa le dijo a su equipo que sigan trabajando para llegar a la fecha original. Y hasta que algunas fechas venían adelantadas.

La construcción del gasoducto iba a demandar $ 220.000 millones entre la obra civil y la compra de caños. Sin embargo, la inflación metió su cuña y el precio del proyecto va camino a subir por arriba de esa estimación.

Techint -junto con Sacde, una constructora de Marcelo Mindlin- construirá tres de los cinco tramos (en los pliegos se los llama “renglones”) del proyecto.

Los renglones 1 y 2 son los más costosos y complejos, ya que se encuentran en los terrenos más pedregosos y complicados. Los siguientes renglones (3,4 y 5) son en zonas más “llanas”, según describen Techint y Sacde. Esa unión también tiene a cargo la construcción del tramo 5. BTU tiene a cargo el tramo 3 y Esuco el 4.

Las empresas ya embolsaron un 30% de adelanto de obra -40% en el caso de los caños- y después irán recibiendo más fondos. Es a medida que vayan presentando certificados de obra, en los que constan los trabajos realizados.

Los barcos de 2023

Sobre Enarsa cae la responsabilidad de la compra de barcos de GNL en invierno. La tarea demandó US$ 2.900 millones en 2022. El total de importaciones energéticas de 2022 fue de US$ 13.000 millones. Este número comprende también las compras de fueloil y gasoil.

La empresa ya planificó que necesitará menos “cargos” durante la próxima temporada, ya que tendrá mayor volumen de gas local.

Vaca Muerta aloja reservorios señalados como los segundos más importantes del mundo por los especialistas. Argentina consume más de 170 millones de metros cúbicos (m3) de gas diarios durante el invierno. La producción nacional cubre cerca de tres cuartas partes de esa cantidad. El resto se abastece con importaciones.

Con el gasoducto, la capacidad de transporte de Vaca Muerta se duplicará, y llegará a 21 millones de metros cúbicos, el doble que lo actual. Eso explica la prevista caída de importaciones.

La empresa que supervisa el gasoducto enfrentó críticas por algunas decisiones. Por ejemplo, en los pliegos licitatorios, se había establecido que ninguna empresa podía ganar la construcción de más de un “renglón” (tramo). Si dos empresas se asociaban, podían acceder a dos renglones.

Techint y Sacde ganaron tres tramos, por arriba de los dos supuestamente permitidos. Gerez como titular de Energía Argentina tomó la dirección de avanzar en esa dirección. “Era esa posibilidad o declarar la licitación desierta, con las consecuentes demoras para todo el proyecto”, le explicó al directorio, que avaló su jugada.

BTU podía competir contra la dupla Techint-Sacde, pero como esta asociación ya había ganado otros tramos, BTU quedó como único oferente. BTU pidió cobrar $ 55.300 millones. El presupuesto original para ese trazado -de 133 kilómetros- era de casi $ 42.000 millones.

Una posterior extensión de ese tendido, hacia el norte, podría lograr que la producción de gas actual se cuadruplique, llegando a 42 millones de metros cúbicos por día.

https://www.clarin.com/

Comparte:

Noticias relacionadas