Veladero, en primera persona: así funciona una mina de oro a 5.000 metros de altura

Memo tuvo la oportunidad de recorrer la faena minera ubicada en el departamento de Iglesia, en la vecina provincia de San Juan.

Hace falta sólo un recorrido por las instalaciones de Veladero en San Juan para notar la diferencia que existe entre la industria minera y el resto de las actividades productivas. Lo que hace la minería no lo hace nadie más y el avance de la industria, en los lugares y las condiciones que se desarrolla, es un reto constante para los especialistas que sorprende por el nivel de especialización que alcanza.

Memo viajó hasta los cerca de 5.000 metros de altura sobre el nivel de mar en los que está ubicada la mina que acaba de pasar su plan de invierno, el período más duro de producción por las condiciones meteorológicas que existen en ese nivel de la cordillera, justo en el límite con Chile.

Junto a una delegación de la Comisión de Minería del Colegio de Abogados de Mendoza pudimos recorrer tres etapas claves del proceso de producción de oro en Veladero. Operaciones mina, el valle de lixiviación y el taller de los fuera de ruta (camiones gigantes) fue el recorrido que se realizó en medio de un paisaje marcado aún por las nevadas y un invierno que se extiende más allá de lo habitual.

El objetivo de la visita, gestionada por los letrados mendocinos, y que contó con la participación de los legisladores Gustavo Cairo y Guillermo Mosso, además del titular de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), Matías Díaz Telli, fue ver en terreno el funcionamiento del yacimiento más cercano que tiene la provincia en que el se desarrolla la gran minería metalífera. Eso, en medio del debate permanente que existe en Mendoza por el desarrollo de la actividad.

En limpio se pueden sacar varias conclusiones, pero quizás una de las principales fue contrastar la realidad imperante en una faena minera de esas dimensiones, con lo que se transmite en Mendoza a través de los sectores que se oponen a la actividad.

Hablar de Veladero es pensar en un viaje de 7 horas desde San Juan, el cual más de la mitad corresponde a camino minero y en constante ascenso, lo que implica -para quienes no están habituados- una permanente hidratación y  un monitoreo por parte de enfermeros de la mina que acompañaron a los miembros de la delegación.

Al llegar al yacimiento el recorrido se inicia en Amarillo, el campamento que tenía considerado Barrick para el proyecto Lama, el cual está detenido. Allí se hacen los controles de salud que permite seguir el camino hacia la mina.

Comparte:

Noticias relacionadas